2

III Semana Cultural

III Semana Cultural TeI

 

Perdón por haberme ausentado durante demasiado tiempo, pero este mes de abril ha sido todo un caos de mil y una cosas que hacer, y el poco tiempo que tenía me apetecía no hacer nada (sí, ese estado de desgana que todo estudiante vive bastante a menudo). Pero estoy con las pilas cargadas para levantar y terminar mayo por todo lo alto.

Pues los pasados días 25, 26 y 27 de abril se celebró la III Semana Cultural CES Felipe II sobre Traducción e Interpretación. De verdad agradezco a todos mis profesores por organizar algo así, porque informarse siempre viene bien. Especialmente sobre temas relacionados con nuestra carrera que en los planes de estudios no se tocan mucho o directamente no se tocan.

El día 25 se consagró a la interpretación, concretamente a la interpretación telefónica. Recibimos a Sandra Jiménez y Santiago Cabetas, antiguos estudiantes de la casa y jefes (imagino) de Interpret Solutions. He de admitir que esta modalidad de interpretación era bastante desconocida en general. No obstante la encuentro bastante atractiva, quizá influya las condiciones y forma de trabajo que tienen en Interpret Solutions. No sé cómo se organizarán en otras agencias/ empresas de este tipo. Quedó bastante claro que, una vez más, debemos avanzar con este tipo de servicios. Por ahora comentaré que lo más destacable es la capacidad del intérprete para adaptarse a la situación (la cual desconoce hasta que interpreta) y el protocolo que hay que seguir sí o sí.

La tarde fue el espacio para los aún alumnos. Y ese fue nuestro turno. Lo primero fue la proyección del documental Die Flüsterer/La voix des autres/ The Whisperers/ La voz escondida (título este último una traducción excelentísima de mis compañeros). Me tocó hacer la presentación (¡a pesar de no haberlo visto con anterioridad!). Es un documental dedicado a la interpretación en la que se muestra la experiencia de seis intérpretes: desde una estudiante en Génova y sus exámenes hasta una antigua intérprete de los juicios de Nuremberg con unos métodos peculiares para no dejar en ridículo a la pobre delegación japonesa, entre otros. También tenemos a un intérprete de la cancillería alemana. En general, enseña un poco la vida de estos profesionales, sus altos y bajos, su día a día.

Y expusimos los vídeos que el grupo de interpretación estuvimos preparando. La verdad que el montaje me quitó el sueño y todo lo que no era el sueño, pero mereció la pena al ver que todo el mundo disfrutaba y nos felicitaba por el trabajo, especialmente un profesor al que, después de convencer de que se grabase interpretando (fetiche que todos los alumnos tenemos después de oírles corregir tus errores y pensar «a saber cómo lo haces tú, guapito»), vio cómo se hacía un «remix» muy amoroso de su interpretación (soy muy, muy malo, lo sé).

El día 26 se dedicó a la traducción audiovisual en el marco de los videojuegos. Gracias a Sonia Dávila, traductora autónoma que ha trabajado para varias compañías de videojuegos. Nos estuvo contando cómo es el proceso de traducción de los videojuegos (el traductor puede formar parte o no de la plantilla de la empresa, puede o no ser tester de los juegos…). También nos enseñó errores típicos y, principalmente, enfocó su charla a resolver las dudas del numeroso público asistente. También nos visitó Jorge Díaz Cintas, traductor audiovisual. Gran parte de su exposición la centró en resolver las dudas, pero también se enfocó en el especial cuidado que hay que tener en ese olvidado mundo de la audiodescripción y la subtitulación para sordos. Nos explicó algunas cosas interesantes, como que algunos audiodescriptores trabajan con personas ciegas, o que el público de este tipo de subtitulación generalmente exige que se le describa todo y que mandemos al carajo las normas de subtitulación.

Por la tarde, se habló del proceso de subtitulación del documental La voz escondida, y de cómo se organizaron los compañeros del grupo de traducción audiovisual para repartirse este gran proyecto de subtitulación de alemán, francés e inglés al español. Además, se proyectó un gran corto (trabajo para una asignatura de clase) de unos compañeros, Memorias de un calendario, en el que hicieron un trabajo de subtitulación excelente (de francés a alemán, por ejemplo, entre otras combinaciones extrañas y terroríficas).

Y se proyectaron los vídeos para un concurso audiovisual, al que mi compañera Marta Moreno y yo presentamos uno. Finalmente quedamos los segundos, pero no nos importó porque los profesores y jueces alabaron nuestra creatividad y enfoque. Quizá, y si Marta me deja, os lo pueda colgar por aquí.

El día 27 hubo fiesta y comilona, acompañada de juegos y cantes que se dieron todos, sin distinciones de ninguna clase. Una fiesta inolvidable, según dicen. Yo tuve que perdérmela porque me llamaron de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Como veis hay un montón de cosas que contaros. Os iré poniendo al día.

Anuncios