Pros y contras: agencias y autónomos

El mundo de la traducción es bastante oscuro y borroso para quien lo ve desde fuera (a veces para alguno de dentro le da esta misma sensación). Todos los que hayamos recibido un encargo de algún cliente novato en el mundo de la traducción se siente perdido. No es lo mismo que pedir a un albañil que levante un tabique o que un dentista realice una endodoncia. Para el traductor es fundamental ver el objeto con el que tiene que trabajar. El desconocimiento de cómo funciona nuestro mundo especial (reconozcámoslo, somos especialitos) hace que el cliente te pida el presupuesto de «una vida laboral», «un certificado» o un «pequeño recibo» así a la ligera. Para aquellos que lean y se pregunten qué tienen que hacer cuando contacten con un traductor y lo tengan preparado les voy a dar unos pequeños apuntes. Dado que la mayoría de las veces se contacta con el traductor por teléfono o por correo electrónico, es necesario que tengáis preparado un escaneo de los documentos que queréis traducir. Contactad con el traductor y dadle todas las especificaciones que creáis oportunas: tipo de texto, longitud, si hay alguna parte que no haya que traducir o en la que hay que tener especial cuidado (aunque nosotros siempre tenemos cuidado en todo), etc. Y con todo ello, le mandáis la copia escaneada al traductor. Este os puede dar un presupuesto aproximado o a ojo, pero siempre será más ajustado y real una vez dejéis que el traductor vea y sepa a lo que se está enfrentando. Hay que tener en cuenta que dependiendo de si el texto es muy técnico, de un área de especialidad bastante concreta o se trata de traducir de la lengua materna del traductor a una extranjera, el precio variará; es algo de lo que nadie se percata y que se tiene que considerar.

Después de todo esto, tenemos que decir que hay opciones para contratar un servicio de traductor. Por un lado tenemos los traductores autónomos (o freelance) y las agencias de traducción. Cada uno funciona de una manera un tanto distinta y está bien que quien quiera contratar un servicio de traducción (o interpretación, localización, corrección, revisión, etc.) sepa que tiene dos alternativas y sepa cuál es la que le conviene dependiendo de sus necesidades.

El traductor autónomo es un profesional que trabaja por su cuenta y ofrece sus propios servicios. Las ventajas que tiene es que el cliente tiene contacto directo con el traductor, por lo que la comunicación es más rápida; la relación entre ambos (en caso de que el cliente le pida encargos sucesivos) es más estrecha y el cliente conoce el estilo y la forma de trabajar del traductor. La falta de intermediarios agiliza los trámites y la negociación de tarifas o de plazos de entrega es más sencilla. Por el contrario, las desventajas son la limitación de servicios que ofrece el traductor autónomo: hay una cantidad de lenguas de trabajo determinadas así como de campos de especialidad en los que trabaja el traductor.

La agencia de traducción es una empresa propiamente dicha en la que trabajan (o que pueden contratar) varios traductores (unos autónomos y otros contratados por la propia agencia). En las agencias, cada proyecto que llega se le asigna a un gestor de proyectos, que será el intermediario y el encargado de dar el proyecto a un traductor y de supervisar el desarrollo del proyecto por todas las fases (traducción, corrección y revisión). Sus ventajas se centran en un abanico más amplio de lenguas de trabajo y de campos de especialidad, en la posibilidad de traducir más cantidad en menor tiempo (ya que en un mismo proyecto pueden trabajar varios traductores) y en que se incluye el extra de revisión: una persona (diferente del traductor) revisará el texto. La desventaja que podría haber es la propia figura de un intermediario que hará que la comunicación traductor-cliente sea más lenta, además de que hay mucha más rigidez en cuanto a tarifas y plazos de entrega.

Los pros y los contras están expuestos y debe ser el cliente el que decida qué es lo que se ajusta más a sus necesidades en cada momento. Por lo que, como siempre pasa en el mundo de la traducción, la respuesta queda en un depende. Pero que no se diga que los traductores no hacemos por dar a conocer cómo contratar nuestros servicios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s